En el desempeño de la función pública es imposible evitar ser denunciado por supuestos hechos que se atribuyen maliciosamente o por circunstancias casuales que sin embargo son tergiversadas deliberada y ex profesamente, en ambos casos con el avieso propósito de dañar impunemente la imagen profesional y la honra personal, ya sea por intereses de grupo o ruindad de personas de deplorables costumbres. He leído alguna vez una frase que sintetiza lo que en nuestro país es moneda corriente: "En el Perú hay un árbol que da fruto todo el año: la envidia". Y es que solo un sentimiento tan abyecto puede generar toda una producción de hechos inexistentes e interpretaciones antojadizas.

Extracto de la Resolución del Ministerio Público que archiva definitivamente la denuncia orquestada contra el Dr. Gino Ríos Patio sobre un supuesto mal uso de recursos de la Procuraduría Anticorrupción.

 

http://www.ginoriospatio.com/denuncia-desvirtuada-contra-doctor-gino-rios-patio4.jpg

http://www.ginoriospatio.com/denuncia-desvirtuada-contra-doctor-gino-rios-patio5.jpg

Reproducción de las cartas que aclaran un supuesto plagio de dos párrafos atribuido al Dr. Gino Ríos Patio y demuestran que se trató de errores materiales de edición no atribuibles al autor.

http://www.ginoriospatio.com/denuncia-desvirtuada-contra-doctor-gino-rios-patio.jpg

http://www.ginoriospatio.com/denuncia-desvirtuada-contra-doctor-gino-rios-patio2.jpg

http://www.ginoriospatio.com/denuncia-desvirtuada-contra-doctor-gino-rios-patio3.jpg